Altcoins

Todo sobre IOTA

Written by antonio

¿Has escuchado el dicho que reza, el futuro es ahora? Y es que actualmente, tenemos acceso a muchísimas cosas que hace incluso 15 años eran inimaginables, como tener acceso directo a las funcionalidades de objetos que puedes utilizar en tu hogar, gracias al internet de las cosas.

Pero debido a que los cambios nunca son repentinos, existe tiempo en el cual hemos sido capaces de analizar los posibles problemas que pueden llegar a suscitar en el futuro. Así que, ¿sabías que el futuro del internet de las cosas está basado en un protocolo de criptomonedas? ¡Sigue leyendo y te explicaremos el por qué!

Iota, es una criptomoneda fuera que está fuera de los estándares que podemos tener sobre otras criptomonedas existentes en el mercado. Iota a diferencia de las principales criptomonedas líderes, como Ethereum, Bitcoin o Litecoin, que utilizan tecnología blockchain,

IOTA utiliza su propia arquitectura llamada “Tangle” basada en un concepto matemático avanzado llamado Grafo Acíclico Dirigido (DAG).

Debido al uso de esta arquitectura, IOTA requiere menos recursos de utilización que la blockchain. Por ende, este protocolo permite a la plataforma no ralentizarse con el tiempo al crecer su base de usuarios. Además, otra de las ventajas de utilizar IOTA es la baja o nula cantidad de comisiones al momento de realizar transacciones bajo esta criptomoneda.

Este protocolo permite que la creación de más IOTA no esté bajo el método usual de creación de criptomonedas, que utilizan el poder de cómputo para resolver ecuaciones matemáticas, las cuales dan una recompensa en dicha criptomoneda al resolver el bloque que contiene el problema matemático.

IOTA al estar creada bajo una arquitectura diferente, deja que la creación de esta moneda sea bajo un modo descentralizado real el cual cualquier persona pueda crear más IOTA al auditar transacciones y estas tengan recompensas en IOTA por ello.

La única centralización que existe en IOTA es el nodo coordinador de la fundación IOTA. Este nodo coordinador es quien autoriza y audita las transacciones en la red. Esta centralización de la red provoca inseguridades en futuros inversores debido a repetidos intentos de hackeo de la red. En el año 2020, hackers robaron tokens de los usuarios en las carteras de Trinity que utilizaban servicios de terceros. Debido a este incidente, los creadores de la plataforma debieron cerrar el coordinador por un tiempo.

¿Cómo comprar IOTA?

IOTA en sí, no es una criptomoneda. La criptomoneda que utiliza IOTA es llamada (MIOTA) y la cual es capaz de transferirse a través de la plataforma. Si quieres utilizar IOTA, debes entender que es una tecnología nueva, pero con un valor de mercado que apunta a futuro gracias a sus capacidades técnicas que ofrece.

Una de las opciones más usadas es Binance, la cual ofrece la facilidad de intercambiar otras criptomonedas tales como USDT, BTC, ETH, o BNB para obtener IOTA. Binance tiene una alta presencia en mercados latinoamericanos tales como Colombia, Venezuela, México, Perú y Chile.

Bitfinex, una plataforma con menor presencia pero que tiene una cuota de mercado alta también ofrece la posibilidad de intercambiar diferentes criptomonedas a IOTA.

A medida que se vaya adaptando a las carteras y necesidades de los usuarios, la oferta de IOTA se verá incrementada en muchas más plataformas, posiblemente por un aumento en su valor o simplemente por mera evolución y distribución de la criptomoneda misma.

¿Debería invertir en IOTA?

Esta criptomoneda fue pensada para paliar un problema que suscitó al pensar en la escala que podría tener el internet de las cosas.

Y es que, si empezamos a pensar en la magnitud que puede llegar a tener esta tecnologìa al adaptarse a todo lo que nos rodea, la cantidad de información que debería transitar por la actual internet se vería conflictuada gracias la alta demanda de transferencia de datos que pueden existir en la utilización de IoT.

IOTA permite una velocidad y escalabilidad que interconecta los dispositivos IoT en una red Peer to Peer en una interacción descentralizada. Esto significa que todos los dispositivos son servidores activos el cien por ciento del tiempo para la comunicación con otros “peers” de la red.

De esta manera, el internet de las cosas está bajo una plataforma capaz de interactuar, enviar mensajes, acciones, o microtransacciones de forma casi inmediata con el mundo real, sin necesidad de estar en contacto de ningún sistema centralizado que audite las interacciones entre los usuarios de la red.

Y es que, por esta clase de motivos, muchos expertos afirman que IOTA es una plataforma con un futuro por delante. Dado a que es un valor monetario que está sujeto a cambios en el mercado, deja predicho que el futuro tal y como pinta, indica que los objetos que nos rodean estarán de algún modo interconectados entre sí.

Lo que implica un seguro aumento de su valor en el momento en que el IoT esté más sobre nosotros.

¿Cuándo debería comprar IOTA?

El futuro de la tecnología pinta bien y es que el internet se ha convertido en un servicio indispensable en muchos hogares del planeta, por ende, desde hace muchos años que los visionarios pensaron que, en algún punto de nuestro desarrollo como humanos, interconectariamos todo lo que nos rodea y así fue.

A pesar de que actualmente no está tan arraigado su uso en la sociedad, es un movimiento que empezará a crecer con el tiempo y no por simplemente cuestiones de tendencias mercadotécnicas, sino simplemente porque la tecnología lo permite.

Los posibles inversores de IOTA deben comprender el hecho de que esta tecnología es una tecnología que abarca tarde o temprano el consumo de millones de personas y que esto, permita dar ganancias a quienes aporten a este tipo de servicios.

Pero la otra parte de esto es no saber en qué momento estas tendencias serán utilizadas de manera masiva, lo que implica que esto puede llegar a durar años en que esto suceda.

Sin embargo, a largo plazo no podemos dejar de lado el gran potencial que ofrece IOTA para solventar un problema que tarde o temprano sucedería en caso de una gran adopción de tecnologías que estén bajo el internet de las cosas.

Leave a Comment